Excursión y acampada en el alto Tajo

0
172

El viernes pasado nos fuimos los de segundo de la ESO y los mayores a dormir al raso y bañarnos en el río Tajo.

Fuimos un montón: Adrián Valea, Jesús Redondo, Gonzalo Elejalde, Álvaro Zorzo, Juan Martín Zorzo, Pelayo de Pablo, su padre, y sus hermanos, Hugo Maturana y su padre, Diego Romano y su padre, Adri Pérez, Susu, los Bazán, Javi Sáez, Nico Sánchez, Juanma, Chollos, Gabi, Galo y yo.

Empezamos el planazo mítico cantando en la furgo, al llegar al lago nos bañamos todos, y después nos echamos una pequeña pachanguita. Como no queríamos tirarnos ahí toda la noche decidimos bajar ya al descampado a cenar. Por cierto no se puede omitir que volaron ensaladas y donuts, muy divertido.

Di un gran paso como preceptor: Chollos y Galo me encargaron la gran misión de comandar el plan de noche… ¡un desastre! Cada uno fue muy libre e hicieron lo que quisieron, eso si, me solucionó el gran dilema que tenía; unos intentamos jugar al lobos, otros se dieron una pequeña vuelta por el río, y los demás quisieron montar una pequeña tienda para tener un lugar calentito.

A la mañana siguiente muchos nos despertamos a las 6:30, quise enmendar el fallido plan de la noche anterior proponiendo ir a dar una vueltecilla por ahí, y la respuesta fue lo más normal:¡¡NO!!. Así que nos volvimos a dormir.

Ya despierto todo el mundo, desayunamos, recogimos y Mr. Galindo nos dedico unas cancioncillas con su ukelele (que como no, no iba a faltar en esta excursión).

Empezamos la caminata a la cascada más impresionante que he visto en persona, de verdad. Nos hicimos muchas fotos y nos bañamos; a alguno que yo me se, se le ocurrió la maravillosa idea de cruzar la cascada por debajo (yo sólo digo que esa cascada era para generar energía, lo que significa que el agua caía muy fuerte); nadie lo consiguió.

Después seguimos el río y encontramos un puente desde el que nos tiramos todos, recuerdo varios planchazos. Una vez terminada la excursión comimos y nos volvimos a Madrid, y como era e esperar todos nos llegamos a dormir, dejando señal de que lo pasamos todos muy bien. ¡ESTE PLAN NUNCA SE OLVIDARÁ!