Masterchef nunca defrauda

0
159

Hace años hubiera parecido un castigo hacer que un niño fuera a hacer la compra y después cocinara. Pues hoy en día sucede todo lo contrario.

Una de las actividades que más ha gustado en este mes de enero ha sido “Masterchef Junior 5°“.

Y es que es sorprendente lo que gusta a los chavales asumir retos cómo hacer la elección de un menú que pueda triunfar. Para luego después ir a la compra para conseguir todos los ingredientes necesarios para llevarlo a cabo. Para a continuación ponerse a cocinar. Esto fue lo que ocurrió el pasado viernes 31 de enero cuando los de quinto quedaron por la tarde para hacer esta actividad y seguidamente para acabar montando un restaurante para sus padres, donde ellos eran los camareros.

Queremos hacer una mención especial para los Gámez por la ayuda en cocinas y coordinación de los equipos. Además hicieron un postre con naranja y arroz con leche en su jugo.

Participaron más de 20 chavales con sus familias.