Pues si llueve… a las cuevas

0
17

Nos cuenta Javi Torija de primera mano:
Este finde estaba lloviendo, pero eso no es problema para nosotros porque vamos bajo tierra, a las cuevas del Reguerillo. Hemos salido a las 10 de Salces y hemos llegado a las 11:00 a patones y al campo junto a las cuevas a las 11:30. La entrada delantera estaba cerrada de modo que fuimos a buscar la salida, es decir, la puerta de atrás. Nos perdimos en la búsqueda guiada par Josemari con poco éxito. Yo me reía de Guille cuando se caía por el barro, pero el se reía de mi. Je, je, pero él se cayó más veces. Estábamos Kiko, Guille, Andreu, Pablo Vaquero, Josemari y yo.

Conseguimos encontrar la cueva de salida y entramos por allí. Entramos por un cuadro muy pequeño que no parecía la entrada. Había charcos y barro y varios murciélagos volando. Llegamos a unas pequeñas gateras y los más bajitos éramos capaces de ir de cunclillas de modo que nos reíamos de los preceptores.

Llegamos a la gran vía mucho más alta y ancha para poder ir con comodidad. y comenzaron las gateras y paramos en las patas de la Sofía. Llegamos al tobogán. Chulo bajar, subir más chungo. Buscamos el tubo y nos perdimos de modo que no lo encontramos. Por fin, nos volvimos y salimos por el estribo.  Terminamos de vuelta tras casi 3 horas de cueva. Las cuevas no defraudan.

Compartir
Artículo anteriorReuniones en… comida
Artículo siguientePlan de 5º y 6º